Ejercicios abdominales

Ejercitar la zona abdominal nos aporta grandes beneficios, no solo estéticos, si no que nos proporciona un aumento de la estabilidad de la cintura pélvica. Nuestra columna se puede decir que es como el mástil de una vela de navegación. Para que este en posición vertical y recta tiene que tener un número de cuerda que tira de él cada una hacia un lado. Si una de estas cuerda esta menos tensa que el resto, el mástil se torcerá hacia ese lado.

Ejercicios oblicuos

Cuando los músculos de la zona abdominal no tienen la tensión (tono) adecuados estos no sujetan la columna correctamente y esta empieza a torcerse o hacer que otros músculos tengan que paliar esta falta de tono muscular del recto del abdomen.

Cuando esto sucede, una descompensación de la tensión muscular, normalmente los músculos de la parte posterior de la espalda pasan a realizar un sobre esfuerzo para suplir a los músculos de la parte frontal (los abdominales). Con el tiempo esto conduce al lumbago. Que no es más que una contractura (un aumento continuo e involuntario del tono muscular) de los músculos lumbares, las conocidas como lumbagias. Muy dolorosas e incapacitan tés en muchas ocasiones.

Ejercicios abdominales

Esto se produce con mayor frecuencia en personas sedentarias que pasan muchas horas de pie o sentados. Al estar de pie o sentado muchas horas ciertos músculos se ponen muy fuertes y resistentes y otros por falta de ejercicio se debilitan y pierden masa y tono muscular. Por ejemplo los isquiotibiales consiguen una resistencia altísima al estar en cierta tensión durante muchas horas al día, pero los oblicuos, transversos o recto del abdomen se debilitan por falta de uso. El conjunto de estos músculos y su adecuada tonicidad proporcional es lo que sujeta nuestra columna, cuando este equilibrio falla empiezan los problemas.

Para las personas que pasan muchas horas de pie y quieren evitar problemas, tienen que trabajar en dos sentidos. El primero aumentar el tono y la masa de los músculos frontales (abdominal, oblicuos, transversos). El segundo aumentar la flexibilidad mediante ejercicios de estiramientos de los músculos de la zona posterior, lumbares, isquiotibiales, para vertebrales.

Ejercicios isquiotibiales

 

Deja un comentario